3 | ¿Qué escondes?

Convencido de que hay algo extraño en la demanda interpuesta por la propiedad del “El Tejo”, Pablo habla con el alcalde. Al Parecer los dueños de la finca murieron hace más de 30 años sin dejar herederos, al pasar el tiempo estipulado por la ley la finca salió a subasta y fue comprada por el constructor Luis Gutiérrez. Durante años sólo la Iglesia reclamó los derechos de “El Tejo”, pero no pudieron demostrar que tuvieran ningún derecho sobre la propiedad. Lola tiene una entrevista con el abogado Carlos Marín, que se niega a darle información sobre “El Tejo”, echándola de su despacho después de amenazarla. Desde que llegó a Santa Clara, las únicas personas dispuestas a ayudar a Pablo han sido María; dueña del pequeño hotel rural donde Pablo se hospeda y Lucía, su hija, con quién Pablo entabla amistad y surge atracción entre ellos. En los periódicos se publica que los restos encontrados no pertenecen a Cristina Meléndez, aún se desconoce a quién pertenecen. Pablo habla con María para intentar entender porque “El Tejo” tiene esa fama de casa maldita. Ella le cuenta que a principios de los ochenta la casa se quemó con los dueños dentro, una familia aristocrática, cuyo comportamiento escandalizaba al pueblo. Después de su muerte, empezaron a hablar en el pueblo de maldiciones. Roberto va a visitar a Marta, en el estado en que se encuentra no se puede hablar con ella, la observa. Pinta compulsivamente un extraño símbolo, cuando él intenta coger uno de los papeles ella intenta atacarlo, pero él la tranquiliza y consigue llevarse el dibujo. Pablo habla con el padre de Cristina Meléndez; Rafael Meléndez. Su hija se fue de camping a los alrededores de “El Tejo” con su novio y unos amigos. Rafael sospecha que el novio de la chica pudo haberla matado, aunque la policía ya lo investigó sin encontrar ninguna prueba.

2 | Un extraño recibimiento

Pablo llega a Santa Clara y se encuentra con el rechazo de los habitantes del pueblo que se niegan a hablar con él. Supuestamente, no confían en los periodistas después del trato recibido por la prensa por el caso de Marta Fernández. Pero el extraño comportamiento y el miedo irracional que percibe en algunos de los habitantes le hace sospechar que están ocultando algo. Sus sospechas le llevan hasta el párroco del pueblo; el padre Agustín, que parece ocultar algo detrás de su aparente amabilidad. Pablo se entrevista con el dueño de “El Tejo”, un constructor de la zona que compró la casa con la intención de reconstruirla y convertirla en hotel. Casi se arruina, la gente de la zona se niega a trabajar en esta “casa maldita” donde ocurren cosas extrañas. Tras el caso de Marta, Carlos Marín un abogado representando a la empresa SAMSARA reclama los derechos de “El Tejo”. El constructor llega a un acuerdo con él para no llegar a juicio. Pablo le pide a Lola que investigue al abogado y a la empresa, de la que nadie parece saber nada. Juan, accede a hablar con Roberto, escritor al que admira y cuya fama y profesionalidad le precede. Pero al parecer no puede darle ninguna información de lo que ocurrió en “El Tejo” la noche que Marta cayó en coma, según él Marta se perdió en la casa, la escucho gritar y cuando llegó estaba tendida en el suelo, no sabe como ocurrió. Roberto le pide la grabación original de aquel día, pero Juan dice no tenerla ni tampoco copia alguna. Roberto no le cree. Pablo encuentra una luz extraña en unas fotos que saco en “El Tejo”, le pide a su amigo Nico, fotógrafo de CHN que averigüe que es.

1 | El Tejo

Dos reporteros del programa “Fenómenos extraños”; Marta Fernández y Juan González, acuden a “El Tejo”. Una antigua casa señorial inglesa situada en el poblado de Santa Clara, donde una joven desapareció en extrañas circunstancias. Durante la grabación algo sucede y Marta cae en coma sin explicación aparente, la vida de los dos reporteros queda marcada para siempre, él bajo la sombra de la sospecha, ella con una enfermedad mental sin explicación médica. Un año más tarde se encuentran los restos de una chica en una finca cercana a “El Tejo”, se sospecha que pueda tratarse de Cristina Meléndez, la chica desaparecida. Este hecho llama la atención de Pablo García, un joven y escéptico periodista del periódico CHN. En sus comienzos formó parte del equipo con su compañera Lola y Roberto Martínez. Un prestigioso periodista que escribió el bestseller “La realidad detrás del misterio” basado en los hechos reales que sustentan los mitos. Pablo cree que el estado de Marta, atribuido según la prensa sensacionalista a hechos paranormales, podría estar relacionado con la desaparición y supuesto asesinato de Cristina Meléndez. Y que todo se debe a hechos reales con una explicación lógica. Empieza a investigar el tema hablando con Juan González y Marta Fernández, pero es imposible. Él se niega rotundamente, la prensa ha destrozado su carrera y no quiere ver a ningún periodista y ella sufre una crisis nerviosa cuando Pablo le nombra “El Tejo”. Pablo está decidido a investigar esta historia, así que ante la imposibilidad de entrevistar a Juan y Marta, decide marcharse a Santa Clara, no sin antes pedir la ayuda y colaboración de su amigo y mentor Roberto Martínez, que acepta aunque reticente a ayudarlo, ya que desde que su esposa murió se niega a participar en ninguna investigación.