8 | Trasplante

Tras la captura de los jóvenes, todo hace ver que la secta acabará culminando sus planes. Sólo un milagro podrá librar a Pickman de ser poseído por el espíritu de Olaus Wormius, el traductor del Necronomicón.

7 | Abismo

A la salida del bar, Mati, Pickman y K tienen un desagradable encuentro. Olaus Wormius entra en acción inundando las pesadillas de Pickman.

6 | Encrucijada de Sobras

Tras el terrible encuentro con el Tíndalo, Pickman y K buscan la ayuda de Mati, una ilustradora ciberamiga de Al, a la que piden alojamiento y protección.

5 | Tíndalo

Tras descubrir que Pickman robó una de las páginas del Necronomicón del Sanatorio, K decide que hay que destruirla mediante un rito de invocación a un dios primigenio. El Tíndalo, una horrible criatura salida del mismo infierno,
tratará de evitarlo por todos los medios. De manera inexplicable, los medios de comunicación culpan a Pickman de los desatres y asesinatos acontecidos en los últimos días. El Doctor tiene una charla con Bruno, el jefe de sus sicarios, donde le detalla los planes a seguir para hacerse con el joven Pickman.

4 | El cazador espectral

Dos hombres visitan el Sanatorio Mental horas después de la visita de Pickman, parece que vienen a por Alejandro
Moretti, mientras, K explica a Pickman su teoría de la conspiración de la que el joven parece ser eje. Una terrible criatura acecha entre la maleza.

2 | Las puertas de la locura

Tras la desagradable “visita” recibida por Isidro Ferrán Pickman, advertido por Santos, llega a su casa y encuentra, además del fiambre, una agenda que revela una cita que ese mismo día tenía el parápsicólogo con un tal Alejandro Moretti. Pickman debe decidir su destino, enfrentar su problema o vivir atenazado por el horror toda su vida.

1 | El renacer del necronomicrón

Tras un encuentro un tanto sobrecogedor ocurrido hace unos meses, Al Pickman, un joven veinteañero visita la consulta del parapsicólogo Isidro Ferrán y le hace partícipe de sus visiones e inquietudes. Tras la visita del joven, Isidro Ferrán contacta con Kleo Vander Veer, o como él la llama, K, pues tras el testimonio de Pickman ha comenzado a atar cabos sueltos y parece que se encuentra tras la pista de la secta. Por su parte el comisario Santos, advierte a Pickman de un peligro inminente.